La periodista Cristina Fallarás junto a la codirectora del diario Público, Virginia Pérez Alonso, abrieron la rueda de prensa, celebrada el pasado 13 de diciembre en el Teatro del Barrio de Madrid. Juntas explicaron cómo, tras la sentencia del caso de La Manada, a finales de abril, se produjo una indignación generalizada que llevó a miles de mujeres a relatar sus casos de agresiones y abusos sexuales, violaciones, miedo, rabia e indignación.

Una de esas personas fue Virginia Pérez Alonso que escribió un caso que le había ocurrido años atrás. Su texto provocó que Fallarás lanzara en Twitter el hashtag #Cuéntalo para visibilizar el dolor de muchas otras mujeres. Y ahí empezó todo. 14 días más tarde los archiveros Vicenç Ruiz y Aniol Maria, de la Asociación de Archiveros y Gestores de Documentos de Catalunya, habían conseguido rescatar 2,75 millones de tuits. Lo que suponía un volumen de 13 GB de información.

Contactaron con la periodista Karma Peiró, especializada en datos, para que divulgara que habían recuperado de una herramienta privativa la memoria colectiva de miles de mujeres de 60 países. Pero también para analizar el big data generado en sólo dos semanas. Peiró, entonces, contactó con el investigador Fernando Cucchietti, que lidera el grupo de analítica y visualización de datos del Barcelona Supercomputing Center (BSC). Y aquí empezó el Proyecto #Cuéntalo.

Gracias a la colaboración de este equipo, hoy se sabe que de los casi 3 millones de tuits rescatados, 790 mil usuarias únicas. Quizás es un dato que dice poco, pero si explicamos que 160 mil fueron historias originales y que, de éstos, unos 50 mil fueron relatados en primera persona, ya nos dice más.

«50.000 son testimonios en primera persona. 1 de cada 7 relata una violación»

De los 50 mil explicados en primera persona, en 1 de cada 10 se relata un asesinato; en 1 de cada 7, una violación; en 3 de cada 10, una agresión sexual; en 1 de cada 6,  maltrato; en 1 de cada 3, se habla de acoso; en 1 de cada 3, se menciona el miedo a salir, a andar sola, etc.

En total, se relataron más de 3.500 violaciones o agresiones sexuales a menores de 18 años. Y más de 1.000 a menores de 12 años. Muchas de estas historias se contaron por primera vez.

La rueda de prensa sirvió para presentar el Proyecto #Cuéntalo y mostrar las primeras conclusiones derivadas del análisis de los 13GB de información del hashtag. Además de dar a conocer la visualización interactiva desde la cual acceder a los 160 mil historias originales, realizada por el equipo del Barcelona Supercomputing Center.

La visualización muestra cerca de 160.000 tuits. La posición en el círculo representa el tipo de mensaje. El color representa el contenido: rojo para los que hablan de agresiones físicas (asesinato, violación, agresión sexual y maltrato); y rosa pálido para el resto. El círculo se lee como un reloj de 24 horas: los tuits se organizan según la hora en que fueron escritos en los diferentes países y a lo largo de dos semanas.

El siguiente paso del Proyecto #Cuéntalo

“Estos datos y testimonios no podían quedar en manos de Twitter porque se habría olvidado el esfuerzo y el valor de cientos de miles de mujeres”, explicó Cristina Fallarás. “Pero también es cierto que no nos los podemos quedar nosotros. Ahora toca a la Administración pública que se haga cargo del trabajo realizado y de la creación de una memoria colectiva de las agresiones machistas”.

Los diferentes miembros del equipo añadieron la voluntad de continuar adelante con el #Cuéntalo, tanto para crear una metodología de preservación de nuevos hashtags abocados en las redes sociales que sirvieran para recuperar la memoria colectiva como herramienta democrática del presente y el futuro. Como para construir una herramienta tecnológica, de fácil uso, para consultar todas las historias vertidas por miles de mujeres, con el fin de que sirva para modificar políticas públicas o para nuevos estudios que aporten más visibilidad a la problemática de la violencia machista.

Palabras del equipo

De izquierda a derecha: Fernando Cucchietti, Karma Peiró, Virginia Pérez, Cristina Fallarás, Aniol Maria y Víctor Ruiz.

FERNANDO CUCCHIETTI, investigador, Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC). “Para mi lo mas importante de #Cuéntalo es la gran cantidad de gente que tiene algo que aportar, desde las que cuentan hasta les que dan su apoyo silencioso con un retweet, y como a su vez cada una de esas participaciones es una historia única que quizás ha marcado la vida de alguien, y que por eso es crucial que sean distinguibles y no se pierdan en una estadística”.

ANIOL MARIA, archivero, miembro del grupo de trabajo de Datos y Transparencia de la Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Cataluña (AAC-DG). “El lunes 30 de abril capturamos el primer fin de semana del hashtag #Cuéntalo y nos quedamos tan impactados que decidimos junto con Vicenç que eso tenía que ser una captura mucho más grande, que sería un punto de inflexión en lo que hasta ahora habíamos llevado a cabo”.

“Por primera vez habíamos conseguido capturar un dataset que se podía considerar Big Data y con un contenido tan relevante que las posibilidades de trabajarlo se abrían enormemente, a la vez que los retos también sobre cómo tratar ese tipo de información tan sumamente sensible.”

VICENÇ RUIZ, archivero, vocal de investigación de la Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Cataluña (AAC-DG). “#Cuéntalo evidencia el potencial del archivo como herramienta de empoderamiento social, garantía de derechos y rendición de cuentas en el ámbito de la violencia machista. Así mismo, contribuye a generar la necesaria conciencia cívica e institucional para garantizar el acceso a largo plazo a la información social creada en plataformas digitales privativas, con el fin de democratizar la construcción de una futura memoria plural de nuestro presente”.

KARMA PEIRÓ, periodista especializada en datos. “Cuando analizas el #Cuéntalo, te das cuenta de la cantidad de dolor que hay en las millones de palabras que vertieron centenares de miles de mujeres. Es un grito anónimo que implora que no se olvide esta lucha, con sus casi 3 millones de tuits. Es una denuncia colectiva que, una vez analizados los datos, da una visión en 3D, con miles de asesinatos, miles de violaciones, miles de abusos sexuales expresados en 140 caracteres. Es un relato que obliga a exigir a quienes hacen políticas públicas que las formulen para que sean, de una vez por todas, efectivas”.

CRISTINA FALLARÁS, periodista e impulsora de #Cuéntalo. “Las miles y miles de voces que participan en este movimiento componen un aullido que no puede dejar de oírse. No escuchar a las mujeres, negar su dolor, acusarlas de mentir las agresiones que sufren, es uno de los actos más infames y acostumbrados en nuestra sociedad. Ahora ya está contado, ya hemos empezado a contarlo. Ahora, quien lo niegue será porque quiere hacerlo, ahora ya no hay excusas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.